Y comenzó con un grito...

Christopher Hale