La muerte no es deportista

Cyril Hare