La muerte es una rosa roja

Dorothy Eden