La ciudad gritó: ¡Asesinato!

Leslie Ford