El rabino tuvo hambre el sábado

Harry Kemelman