El rabino se quedó en casa el domingo

Harry Kemelman