Asesinar no es jugar al cricket

E. y M.A. Radford